Subproductos

¿Has pensado alguna vez en las historias que se esconden tras los subproductos de un aserradero de madera?

En Maderas Orencio, nos gusta pensar que cada uno de ellos es un capítulo emocionante en el viaje de la madera, y queremos compartir contigo estas increíbles narrativas.

El costero, por ejemplo, es el testigo silencioso de la transformación de la madera. Con cada corte da forma a las tablas y vigas que se convertirán en parte de tu hogar o negocio, es un subproducto lleno de posibilidades, listo para ser reutilizado y dar vida a nuevos proyectos creativos.

El serrín como diminutas huellas de la madera, estas partículas finas son el recordatorio de la transición de un tronco a una tabla. Pero en Maderas Orencio, el serrín es mucho más que eso. Lo vemos como un recurso valioso que puede tener muchos usos, desde el compostaje hasta la fabricación de aglomerado.

Las astillas son los fragmentos que se desprenden durante el proceso de aserrado, las valoramos como fuente de energía renovable, convirtiéndolas en biomasa para sistemas de calefacción y energía.

La corteza es la piel protectora de la madera, y aunque se retira antes del aserrado, tiene su propia belleza y utilidad. En Maderas Orencio, la reutilizamos como mantillo para jardines y paisajismo, contribuyendo a la sostenibilidad de nuestros recursos.

Y finalmente, la leña, un subproducto de nuestros aserraderos que proporciona calor y confort, aunque con sus particularidades ya que los trozos de leña no son aptos para su uso en chimeneas.

Cada subproducto es un capítulo de nuestra historia de sostenibilidad y reutilización, porque sabemos que cada parte de la madera tiene un valor y una historia que contar.